Urgencias

La solución a los problemas más frecuentes...

Las urgencias en Ortodoncia son muy poco frecuentes... pero...
¿sabías que tu mismo puedes solucionar la mayoría de los
problemas que te pueden surgir durante tu tratamiento?

Durante tu tratamiento de ortodoncia pueden surgir algunos incidentes y urgencias. Estos hechos son poco frecuentes y en la mayoría de los casos los puede resolver uno mismo. Como regla general, siempre debes ponerte en contacto con tu clínica si tienes algún problema con tu tratamiento, aunque quizás te sorprenda saber que estás en condiciones de resolver muchos de los problemas ortodóncicos que podrían presentarse, por lo menos hasta que puedas acudir a una cita.

Te hemos preparado un listado con los incidentes más habituales, de modo que sepas la forma correcta de actuar ante cada uno de ellos.

Si comes cosas duras puede ocurrir que un bracket se depegue. Normalmente, aunque se despegue un brackets, éste queda sujeto al arco de alambre mediante las ligaduras, de modo que no suele suponer una molestia a menos que el bracket se gire sobre si mismo o sobresalga por algún otro motivo. Si este es el caso, puedes volver a colocarlo en su posición original y/o poner un poco de cera protectora de ortodoncia sobre el mismo.

Si te molesta o faltan más de dos semanas para tu revisión habitual, debes llamar y pedir una cita para que te pequemos el bracket suelto. Si no puedes adelantar la cita y no te molesta, no te preocupes, por si solo un bracket despegado no constituye una urgencia, aunque debes informar a la clínica para poder programar el momento de volverlo a cementar.
A pesar de que cortemos los arcos de alambre de tu aparatología fija con brackets, puede ocurrir que a medida que los dientes de van alineando, el alambre sobrante vaya desplazándose hacia atrás, sobresaliendo al final de los últimos molares y pinchando. Si te molesta, pasarte por tu clínica y en menos de un minuto cortaremos la parte sobrante del arco. Mientras tanto puedes aplicar cera protectora de ortodoncia en la zona donde sobresale el arco, lo cual aliviará tu molestia. Como último recurso, puedes utilizar un cortauñas o un alicate pequeño de manicura y cortar el alambre por detrás del último diente, pero ten cuidado de no hacerte daño y de no despegar o dañar la aparatología.


Si el arco de alambre se sale por fuera del último bracket o tubo, puedes intentar colocarlo de nuevo en su posición correcta. Con una pinza pequeña (por ejemplo, una pinza de depilar) intenta enhebrar el alambre por el agujero del tubo como si se tratara de una ajuja y un hilo. Si no logras insertarlo y no te molesta, puedes esperar hasta la siguiente cita; si por el contrario el alambre te está pinchando, pide una cita en tu clínica.
Durante los primeros días del tratamiento, es posible que por el roce del aparato te salga alguna llaga o afta en los labios, mejillas o lengua. Generalmente, en unos días estas irritaciones desaparecen mientras labios, mejillas y lengua se hacen mas resistentes y se habitúan a la textura de la aparatología. Te aconsejamos utilizar una bolita de cera protectora de ortodoncia de la caja que te entregaremos al inicio del tratamiento (también puedes encontrar la cera protectora en farmacias). Usa la cera protectora para cubrir la zona del aparato que te moleste, tantas veces como sea necesario hasta que se cure, especialmente por la noche. Además, en las farmacias existen preparados para aliviar las molestias.



Si la molestia persiste, pide una cita y acude a la clínica para que lo revisemos.

Para evitar la aparición de llagas, recuerda que es importante que no duermas con las mejillas y labios apoyados sobre el brazo o las manos.
Si se te ha caído un levante de mordida o tope oclusal (las bolitas pegadas a los dientes y en las que muerdes) tienes que avisar y acudir lo antes posible a la consulta para que volvamos a colocarlo.
Las ligaduras mantienen los arcos de alambre dentro de los brackets. Que se caiga una ligadura no supone un problema, a menos que esto haga que el arco de alambre sobresalga y moleste. Un minuto será suficiente para poner una nueva ligadura en la consulta, pero si no puedes venir de inmediato, no te preocupes, no es una urgencia.
El dolor en ortodoncia es muy subjetivo; hay personas que no sienten nada y otras que necesitan un tiempo para acostumbrarse. Normalmente son molestias leves que desaparecen al poco tiempo. Es normal que durante las primeras 24-72 horas, tras colocar el aparato de ortodoncia, sientas molestias en la masticación, las cuales irán disminuyendo progresivamente a medida que te vas adaptando al aparato. Estas molestias iniciales leves pueden aliviarse con un enjuague bucal de agua tibia con sal: disuelve una cucharadita de sal en un vaso de agua tibia y procede a enjuagarte la boca de forma vigorosa. Puedes tomar un analgésico si tienes molestias, pero siempre respetando las pautas del medicamento.

También pueden molestar los dientes con las gomas o elásticos, especialmente al principio. Por eso, lo mejor es habituarse poco a poco, incrementando progresivamente el tiempo de llevar los elásticos.

Durante el tratamiento de ortodoncia movemos los dientes hacia nuevas posiciones, por eso es normal que durante el tratamiento tengan cierta movilidad; no debes preocuparte. Si hay algún diente con más movilidad, debes llamar a la consulta y pedir cita; intenta no comer ni morder por esa zona.
Nunca debe sangrar la encía. El motivo de que sangren es porque están inflamadas por una higiene oral incorrecta. Debes lavarlas más y/o mejor. Nunca dejes de cepillarte los dientes porque la encía sangre.
Si has perdido tu bolsa de elásticos, debes avisar a la clínica para que te prepare una nueva bolsa con elásticos del mismo tamaño y fuerza que los que estás utilizando. En la clínica te indicarán cuándo puedes pasar a recoger tus elásticos.
Si se han terminado los elásticos de tu bolsita, debes avisar a la clínica para que te prepare una nueva bolsa con elásticos del mismo tamaño y fuerza de los que estás utilizando. En la clínica te indicarán cuándo puedes pasar a recoger tus elásticos.
Si observas que tu retenedor transparente tiene una pequeña fisura sigue utilizándolo normalmente. Para evitar que termine de romperse, procura extraerlo e insertarlo con cuidado, prestando atención a que el retenedor no se flexione en la zona donde está la fisura. No obstante, ponte en contacto con la clínica y pide una cita para valorar la situación.

Si tu retenedor transparente se ha roto completamente y ahora está en dos partes, deberás avisar a la clínica para darte la mejor solución. En muchas ocasiones podremos construirte otro retenedor transparente utilizando los moldes o modelos que se utilizaron para fabricar el retenedor transparente que has perdido; de este modo, simplemente tendrás que pasar por la clínica para recoger tu nuevo retenedor. En cambio, a veces no pueden utilizarse los moldes o modelos antiguos; en este caso será necesario que pidas una cita para hacerte unos nuevos moldes o modelos y fabricarte un retenedor transparente nuevo.
Si has perdido tu retenedor transparente, deberás avisar a la clínica para darte la mejor solución. En muchas ocasiones podremos construirte otro retenedor transparente utilizando los moldes o modelos que se utilizaron para fabricar el retenedor transparente que has perdido; de este modo, simplemente tendrás que pasar por la clínica para recoger tu nuevo retenedor. En cambio, a veces no pueden utilizarse los moldes o modelos antiguos; en este caso será necesario que pidas una cita para hacerte unos nuevos moldes o modelos y fabricarte un retenedor transparente nuevo.
Si observas que se ha despegado el retenedor fijo en alguna zona, nunca lo arranques completamente. Avisa a la clínica cuanto antes y te daremos una cita para volverlo a pegar. Si se ha despegado hace tiempo o tardas mucho en acudir a la consulta puede que el diente se mueva de su posición correcta.
Si durante el tratamiento alguna vez se te cae un atache de Invisalign, deberás acudir a la clínica para que te lo volvamos a colocar inmediatamente, ya que puede ocurrir que el diente que llevaba el atache no se mueva correctamente y por ello no podamos ponerte el siguiente alineador.
Si observas que uno de tus alineadores de Invisalign tiene una pequeña fisura sigue utilizándolo normalmente. Para evitar que termine de romperse, procura extraerlo e insertarlo con cuidado, prestando atención a que el alineador no se flexione en la zona donde está la fisura.

Si tu alineador actual de Invisalign se ha roto completamente y ahora está en dos partes, deberás pensar en cuántos días llevas con él puesto:
  • Si llevas siete o menos días con el alineador colocado, deberás volver a utilizar el alineador anterior y avisar a la clínica, de modo que podamos pedirte un alineador de sustitución.
  • Si ya llevas más de ocho días con el alineador que se ha roto, intenta ponerte el alineador siguiente y avisa a la clínica. Si el siguiente alineador no encaja bien deberás volver a utilizar el alineador anterior y avisar a la clínica, de modo que te preparemos un alineador de sustitución del que se ha roto.
Si se te ha perdido tu alineador actual de Invisalign, deberás pensar en cuántos días llevas con él puesto para poder solucionar el problema:
  • Si llevas siete o menos días con el alineador colocado, deberás volver a utilizar el alineador anterior y avisar a la clínica, de modo que podamos pedirte un alineador de sustitución.
  • Si ya llevas más de ocho días con el alineador que se ha roto, intenta ponerte el alineador siguiente y avisa a la clínica. Si el siguiente alineador no encaja bien deberás volver a utilizar el alineador anterior y avisar a la clínica, de modo que te preparemos un alineador de sustitución del que se ha roto.
Es muy infrecuente que el borde de un alineador roce con la lengua, mejillas o labios. Si esto ocurre, ponte en contacto con tu clínica para pulir el borde del alineador. También puedes solucionarlo tu mismo, ya que puedes limar el borde que te roza con una lima de uñas.


Si eres un paciente con una V.I.P. Card dispones de un servicio personal de urgencias, de modo que podremos darte soluciones personalizadas a las dudas o incidentes que puedan surgir durante tu tratamiento de ortodoncia. Para que puedas acceder al formulario de urgencias y que podamos ayudarte, deberás tener una V.I.P. Card y acceder al área de pacientes con tu nombre de usuario y contraseña; en esta misma sección ya podrás ver el formulario. Rellena el formulario y pulsa el botón "Enviar"; a la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto contigo para ayudarte.